Entrevista telefónica

Mi primera entrevista fue telefónica, hace unos siete u ocho meses, con un grupo de investigación holandés. Estaba acojonada, y eso que no me iban a ver la cara. No tenía ni idea de cuanto podría durar, sobre que me preguntarían, ni como me desenvolvería hablando inglés por teléfono, algo que no hacía desde hacía mucho tiempo.

Como contaba en este post, es fundamental prepararse. Darle vueltas a las preguntas que nos puedan hacer, tener listas las respuestas que queremos dar, e informarnos lo mejor que podamos sobre el grupo y el proyecto al que queremos optar.

En mi caso, me empapé lo que pude sobre todas esas cosas, y traté de encontrar a la desesperada un sitio en el que me dijeran “te van a preguntar todo esto y debes responder esto otro”. Sin embargo, lo que hice fue perder un tiempo muy valioso intentando recopilar preguntas de un sitio y de otro. Por ello espero que, el hecho de que recopile en un mismo blog todas las preguntas que recuerdo y los diferentes tipos de entrevistas que he hecho, les sea de utilidad y se ahorren todo el tiempo que lleva vagar de una web a otra.

 

Había leído por ahí que las entrevistas telefónicas suelen durar una media hora. En mi caso duró una hora y cuarenta minutos, aproximadamente. Terminé exhausta. Por eso te recomiendo que antes de empezar te relajes, te prepares una botellita de agua cerca, con todos tus papeles (currículum, cover letter, etc.) al lado, y estés listo/a para aguantar tanto 15 minutos como dos horas.

Un detalle importante es, que si puedes hagas tu entrevista desde un teléfono fijo, ya que con un móvil te arriesgarías a tener problemas con la cobertura, la batería y demás, lo que te podría poner más nervioso/a. Tampoco pasa nada si se corta a media conversación, pero si lo podemos evitar mejor. ¡Ojo!, te llamarán ellos. Recuerda que tu no debes pagar para optar a un puesto de trabajo (eso es estafa). Te dirán un día y una hora, y tu teléfono sonará.

A pesar de ser la única entrevista telefónica que hice, puedo decir que fue la más complicada de todas. Tenía la ventaja de que estaba en un sitio conocido para mi, cómoda, sin tener que esconder mi cara de susto, pero por el contenido de las preguntas fue la más ardua de todas.

Si no recuerdo mal la entrevista empezó por mi currículum. Un repasillo a mi preparación y esas cosas. Curioso me pareció que mi entrevistador me preguntó que porqué había estudiado Biología y luego había cambiado de opinión y estaba haciendo un máster en Biomedicina. Me quedé a cuadros, no entendía lo que me quería decir, hasta que me vino la luz. Al parecer en Holanda existe Biomedicina como carrera independiente a Biología, por ello él había interpretado que había cambiado de estudios, cuando lo que realmente había hecho era “especializarme”.

Una vez resuelto ese misterio nos reímos, y a mi me cayó una gota de sudor cual dibujo chino que reflejaba el apuro que acababa de pasar. Con esta anécdota, lo que quiero ilustrar es que hay que estar avispado. Si me hubiera bloqueado, habría contestado un “no se” que probablemente hubiera minimizado mis posibilidades.

Siempre que no entiendas algo pregunta, que te lo repitan o que te aclaren a que se refieren, que te lo expliquen de otra manera.

 

Tras repasar el CV, fueron cayendo las siguientes preguntas:

¿Porqué quieres hacer el doctorado? – Trata de demostrar siempre que lo haces porque es lo que te gusta, a lo que quieres dedicarte. Jamás des a entender que era tu única opción, o que es lo primero que te ha salido pero que si te llaman para trabajar de administrativo también lo coges.

-¿Porqué quieres hacerlo fuera de España?– Ojo a esta pregunta. En Holanda creo que fue el único sitio donde fueron tan directos. De hecho cayeron otras como ¿no podrías hacerlo en España? ¿Tus compañeros de estudios también se quieren ir todos fuera, o eres un caso más aislado?…Todas estas preguntas son consecuencia de la crisis. Ellos a menudo no quieren gente que salga fuera porque en su país simplemente no tienen trabajo, sino personas con ganas de trabajar en un ambiente internacional y con ganas de hacer ciencia. Tu di siempre que en España tienes trabajo si quieres (sea verdad o mentira) pero que quieres hacerlo en otro país para aprender otras formas de trabajar, porque suele haber un ambiente más internacional, porque una ciencia sin movilidad e intercambio de ideas no es ciencia, etc.

Ahora, cuidado, tampoco despotriques de la investigación española. Primero porque en nuestro país, a pesar de todas las trabas, se hace muy buena ciencia, y segundo, porque quedarías fatal.

-¿Donde te ves dentro de 5 o 6 años? – Esta me la hicieron en casi todas (o todas) las entrevistas. Mi respuesta siempre fue la del país de la piruleta: Con mi doctorado acabado, haciendo un postdoc, habiendo asistido a congresos internacionales, con nuevos y mejores conocimientos, y con mis artículos pululando por PubMed. Es decir, feliz y dedicándome a lo que me apasiona. (Recuerda que tienes que contestar lo que ellos quieren oír, ¡no queda otra!).

 

En esta entrevista además me hicieron bastantes preguntas tipo “casos prácticos”. El entrevistador me decía: “Trato a mis pacientes con el fármaco X, todos responden bien al tratamiento, pero pasado un tiempo en un tanto por ciento deja de funcionar. ¿Qué está pasando?”.

Cuando me hizo la primera pregunta de este tipo los ojos se me desorbitaron. Sin embargo, conseguí salir airosa de todas. Hemos estudiado, los conocimientos están en nuestras cabecitas. Trata de entender lo que te pregunta, y comienza a divagar. La información que te dan es poca, así que no hay ni esperan una respuesta única y además es complicado que aciertes sin más. Empieza con “podría deberse a esto, o quizás a aquello otro”; sácale más información: “¿Hay diferencias de sexo? ¿Ocurre en una cohorte de edad concreta?”. Solo quieren valorar tu capacidad de razonar. Irás tirando del hilo, tu entrevistador/a te ayudará, y al final lo sacarás o, al menos, te acercarás.

Durante la entrevista también charlamos sobre la estructuración del doctorado en Holanda, sobre el país, mi capacidad o incapacidad para adaptarme a él, las condiciones de trabajo, lo que se esperaba de mi, y lo que podía esperar yo de ellos.

Fue muuuuy larga, ¡casi tanto como este post!. La última pregunta fue la más relajada, ¿Cómo es tu vida social?. Me limité a decir “Muy buena” -ya estaba agotada- y él se partió de risa. Parece una pregunta tonta (y mi respuesta más) pero en realidad es muy importante. En un trabajo en equipo es fundamental que todos tengan unas mínimas habilidades sociales, así que si puedes cúrrate un poquito más que yo la respuesta.

 

Finalmente, me agradeció el largo rato de charleta y me dijo que me comunicarían si pasaba a la siguiente ronda o no, pero que tenían mucha gente y algunos con experiencia muy buena para el puesto. Así que yo colgué el teléfono satisfecha, pensando que tan mal no lo habría hecho porque fue larga y con muchas preguntas, pero convencida de que no sería una de las seleccionadas, ya que era mi primera entrevista y tampoco tenía gran experiencia.

Sin embargo, fui una de las tres personas que escogieron y me fui de viaje a Holanda para mi primera entrevista en persona. Impossible, is nothing!

Aunque no hubiera pasado esa ronda, habría seguido igual de satisfecha, pues es la única forma de adquirir experiencia para futuras entrevistas. Además, se aprende mucho de uno mismo, y se descubren muchas habilidades y conocimientos que tenemos pero que, por falta de uso, desconocemos que están ahí.

Así que, ya sabes, tengas éxito o no en tu primera entrevista, disfruta del momento, aprovecha para lucirte, y, sobre todo, aprende.

Ánimo, y ¡suerte!

P.D.: Si tienes alguna duda en la que pueda intentar ayudarte, o quieres un poco más de información, no dudes en dejar tu comentario. ¡Que haya feedback!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Buscando PhD, Entrevistas, Experiencias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entrevista telefónica

  1. Pingback: Entrevista personal: caso I « Ciencia, Experiencias y Pensamiento Crítico

  2. Nati dijo:

    Hola,
    Estoy muy contenta de haber encontrado tu post. Me paso algo muy parecido a mi también y resulta que viajo el miércoles a una entrevista, pero no se como debo prepararme esa otra. ¿Tendrías algún consejo? ¿Cuál fue tu experiencia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s